Tu armario cápsula paso a paso: la mega guía definitiva

Tu día a día con un armario cápsula de solo 30 prendas que te encantan, te quedan fenomenal, son extra versátiles y pegan con todo. Esta mega guía te enseña el armario minimalista que quieres y todavía desconoces. Un mini armario que a parte de simplificar, te hace el día a día más feliz. Si estás preparada para decir adiós al «»madre mía, ¿y yo qué me pongo hoy?» estate atenta porque tiene más miga y práctica de lo que parece.

¿Qué es un armario cápsula?

Este famoso método no es nada más ni nada menos que vivir solamente con un número limitado de prendas que seleccionas específicamente porque te encantan y encima, son versátiles y súper fáciles de combinar entre sí. Tal cual.

¿De dónde viene? Puede que al escuchar este nombre, el concepto «Seven Easy Pieces» de la diseñadora Dona Karan te venga a la mente. No andas desencaminada. Fue ella quien en 1985 creó una colección en la que con solo 7 piezas versátiles para oficina, cualquier mujer se sintiese cómoda y con plena confianza. Aunque si quieres indagar más acerca de este revolucionario método, 1970 en Londres es la clave. Aquí fue donde por primera vez Susie Faux, la propietaria de una boutique llamada «Wardrobe«, quiso ofrecer un enfoque de moda diferente para que ninguna mujer se sintiese nunca insegura sobre cómo vestir en todo tipo de situaciones.

¿Y qué incluye el armario? Prendas de arriba (camisetas, blusas, tops, jerséis…), prendas de abajo (faldas, pantalones, shorts…), vestidos/monos y prendas de abrigo. Es un armario pensado para que al levantarte, no te de la típica sensación de no tener ni idea de qué ponerte aún teniendo ropa a mansalva.

¡Ojo! El armario cápsula no incluye ni ropa interior, ni ropa de deporte, ni pijamas, ni ropa para eventos o fiestas. Es un armario pensado para tu ritmo de vida diario. Ni más, ni menos.

¿Por qué yo sigo el método del armario cápsula?

Sin ni si quiera saber que tenía nombre, soy una fiel seguidora del método del armario cápsula desde hace muchísimos años. Bueno, si os soy sincera hacerlo lo que se dice hacerlo al pie de la letra… Pues no mucho porque no tenía ni pajolera idea de su existencia. Mi vida iba de aquí para allá y necesitaba un un armario que se adaptase a mi flexibilidad. Y lo que hacía desde hace años se parecía mucho a este increíble método. Os cuento.

Viajar y vivir en el extranjero es algo que siempre me ha apasionado hasta un punto inimaginable. Durante los últimos 6 años he cambiado casi tanto de casa y de país como de bragas. Bueno, quizás exagero un pelín. El caso es que las primeras mudanzas fueron tan sumamente horrorosas que un día me harté. Me prometí no volver a llevar conmigo nada más y nada menos que lo esencial.

¿Y qué es lo que hacía tanta maleta inviable? Llevarme todo mi armario allá donde fuese. Por si un día me daba por ponerme algo que no me ponía desde hacía un siglo. Por si las moscas, ya sabéis 😉

Una transformación de armario total era lo que me hacía falta. Deshacerme de absolutamente todo lo que no me convencía 100%. Analizar en qué pasaba la mayor parte de mi tiempo para olvidarme de las prendas que solo usaba un porcentaje ínfimo. Mentalizarme de que por cada cosa nueva que entraba a mi armario, otra vieja tenía que salir.

Y es exactamente así como empecé a aprender que solo necesitaba unas cuantas prendas para seguir vistiendo bien en todo tipo de ocasiones y sin renunciar a mi estilo. Bueno, ni a mis eternos viajes 😉

Tu armario cápsula paso a paso: un armario feliz

Puede que pienses que todo lo que tienes en tu armario te gusta y te lo pones. No te engañes, no es así. Paso a paso, tu armario cápsula irá tomando forma hasta que domines este método y por fin durante toda una temporada vivir con tus 30-40 prendas sin echar nada de menos.

Vale, los primeros pasos que te dejo aquí no son los más divertidos del método del armario cápsula. Pero te aseguro que son los que más te van a ayudar a cambiar el chip.

Primero, para concienciarte de toda la cantidad inmensa de cosas que has ido acumulando en ese armario. Segundo, para darte cuente de lo poco que necesitas en tu armario para vestir como tú quieres. Y tercero y quizás más importante, para conocer tu estilo ser fiel a él y por lo tanto, hacer que tu armario solo te transmita felicidad nada más abrirlo. Esto es lo que en verdad hace infalible a este método. ¡Vamos allá!

1. Sé consciente de todo lo que tienes antes de hacer tu armario cápsula

Coge toda tu ropa y ponla junta sobre el suelo, la cama o donde te quepa ese montón descomunal. Tal y como describe Marie Kondo en su libro La Magia del Orden, este paso es fundamenta para darse cuenta de la cantidad de prendas que has ido acumulando en tu armario.

Seguramente la mitad de ellas lo único que hagan ahora allí sea ocupar espacio pero vale, no nos vamos a poner tan estrictas como la Kondo. Con este paso solo intento que viendo toda esa pila de ropa delante, te entre tal agobio que estés deseando deshacerte de todo cuanto antes.

¿Ya estás en ese punto de «por favor, saca todo esto de mi armario, de mi casa y de mi vida YA»? Pues allá vamos.

2. Tu armario cápsula por categorías

Separa las prendas según categorías: prendas de arriba, prendas de abajo, vestidos/monos y prendas de abrigo.

Deshazte/dona/regala todo aquello que nada más mirarlo te horrorize o de pena ya de tanto usarlo. Esta limpieza es fácil pero puede que las siguientes selecciones te cuesten un poco más. El truco es hacerte a la idea de que te vas a deshacer de todo y que puedes salvar solamente lo esencial y que te encante. ¿Y cómo consigues esto?

3. Las prendas de tu armario cápsula son así

La primera regla de oro es que todas y cada una de las prendas que tengas en tu armario cumplan esto:

  • Que te hagan sentir cómoda
  • Que vayan con tu estilo
  • Que te queden bien
  • Que te gusten

Sí, todo esto suena muy obvio, ¿verdad? Pues seguro que más de una vez te has comprado algo que iba en contra de estos puntos.

Un ejemplo fácil son las modas. Muchas veces nos empeñamos en comprar prendas solo porque están de moda y en realidad nos quedan fatal. La moda oversize es el ejemplo perfecto para las bajitas. ¿Por qué hay que comprarse el jersey extra ancho si con él parecemos Hagrid recién levantado en versión miniatura?

No cometas el error de quedarte ni con flechazos de hace años ni con prendas que caigan en la categoría de «por si las moscas un día me va a hacer falta». Todo lo que no es esencial, fuera.

Las preguntas clave

Sí después de deshacerte todas las prendas que no vayan contigo, no te hagan sentir cómoda, ya no te gusten y no te queden bien sigues con dudas, aquí viene una lista de preguntas que de seguro te ayudan a deshacerte de unas cuantas prendas que no pintan nada en tu mini armario.

  1. ¿Te volverías a comprar esa prenda si la vieses ahora en una tienda?
  2. ¿Cuáles son las prendas que te llevas siempre a los viajes?
  3. ¿Ahora mismo te gusta esa prenda de verdad o simplemente te gustó en su momento?
  4. ¿Cuántas veces crees que le vas a sacar partido a esa prenda?
  5. ¿Crees que la forma, los colores o la textura son fáciles de combinar con el resto de prendas?

Recuerda, tu mini armario solo necesita lo esencial para hacerte la mar de feliz.

El paso definitivo

¿Sigues con demasiada ropa aún con la super lista de preguntas? No te preocupes que no tienes el Síndrome de Diógenes ni nada parecido. Simplemente aún no sabes lo importante que son estas prendas en tu estilo.

El último remedio para conseguir un armario minimalista es muy sencillo. Coge una caja y guarda todas estas prendas de las que tienes dudas en un sitio que no esté muy a la vista. Si durante esa temporada echas algo en falta de esa caja, rescátala e inclúyela en tu armario. Pero si no has echado nada en falta, mejor que mejor. Ni la abras, deshazte de ella directamente.

4. Conócete a ti misma para hacer un armario cápsula 100% tuyo

Puede que después de todo el repaso de limpieza que has hecho en tu armario, veas más claro lo que es para ti un armario esencial que de verdad te gusta y vas a usar. Pero de nada te sirve si no has aprendido nada sobre ti durante esta limpia.

¿Qué te gusta de la ropa que te quedas (la tela, el color, la forma…)? ¿Qué es lo que no te gusta de la ropa que has apartado (demasiado ancha, cuello vuelto, el tacto…)? Anota todo lo que pienses sobre ellas. Así comenzarás a conocer tu estilo y gusto más a fondo y no cometerás los mismos errores cada vez que compres algo.

Tu estilo

Todos tenemos un estilo así que si aún no tienes ni pajolera idea, este paso para ti es fundamental. Como todo proceso creativo, necesitamos inspirarnos para crear una obra de arte en condiciones. O séase, nuestro armario cápsula 😉

Formas de inspirarse hay veinte mil y cada vez más. Guarda o anota todo lo que vayas viendo que llame tu atención y mételo en tu «tablero de inspiración» o «mood board«. Puedes guardar looks que te sorprendan de Pinterest o Instagram. Hacer fotos a una tela que te encante o a algo que veas en una revista. No hace falta que todo lo que guardes sean looks o ropa. Cualquier cosa que te guste sirve de inspiración.

Importante: este paso es constante, nunca acaba. Cada vez que quieras renovar tu armario o crear tus looks de la temporada, haz este mismo proceso. Tu gusto va cambiando y con él, tu armario. Al igual que hiciste con la limpia de los primeros pasos, no te quedes nunca con algo solo porque un día te encantó. Y ni mucho menos te quedes con algo por si acaso se da la ocasión en un futuro. Igual esa ocasión no llega nunca y si lo hace, igual ni te gusta ya lo que compraste una vez.

Tablero de Inspiración o Mood Board

Tus colores

Más que las formas, los colores son los protagonistas en tus looks. Combinar colores es el paso fundamental para saber cómo conjuntar la ropa y poder sacar miles de looks.

3 tipos de colores en tu armario cápsula

Aquí vas a crear tu paleta de colores para la temporada. ¡Ojo! No empieces a crearla desde cero. Que seguro que te pones a elegir colores y hay muchísimos que te encantaría probar.

Si no quieres arruinarte, comienza por una base. Y esa es la que tienes en tu armario. Ábrelo y observa las prendas que tienes ahora que te has deshecho de la mitad de él. Seguro que ya hay unos cuantos colores que predominan y que se convertirán en tus principales. ¿Cómo que principales? Aquí te dejo las 3 categorías en las que tienes que dividir los colores en tu paleta:

  • Colores básicos. Ya sabes, aquellos que son súper fáciles de combinar y que normalmente usamos de fondo de armario. Negros, grises, blancos, crudos, beige, marrones, azules oscuros… Ni son aburridos ni hay que deshacerse de ellos para crear nuestra paleta artística. Estos colores nos dan la base de cualquier look y por tanto, imprescindibles en tu armario minimalista. Yo los suelo usar para las partes de abajo y para los total look.
  • Colores principales o complementarios. Son los colores predominantes de tu temporada. Son sin duda que más te gustan y mejor te quedan. Por eso, cuanto más cerca de la cara estén mejor. Y sí, puedes llamarlos con esos dos nombres tan distintos según la ocasión. Si quieres robarle protagonismo a los colores básicos y resaltar colores como hacemos en verano por ejemplo, entonces estos son tus colores principales. Si lo que quieres son looks un poco más formales y apagados, entonces estos serán colores complementarios porque precisamente complementan a los básicos.
  • Colores acento. Son la nota discordante en tus looks. Son los colores que te vuelven loca pero que no te imaginas llevando en una prenda entera. Lo que haces es combinarlos con los básicos y los principales pero en pequeñas cantidades y detalles. No pueden faltar en tu armario porque son los que hacen que tu look sea totalmente diferente del resto y los que hacen tu armario que sea tuyo 100%.

Aviso, tu paleta de colores es solo una guía. No pretendas salir a la calle en busca de prendas de los colores exactos porque te volverás loca buscando.

Un truco: los colores que te sientan estupendos

En una paleta de colores no solo importa tu gusto o el clima sino los colores que mejor te sientan. ¿Y cómo sé qué colores me van y cuáles no tocar ni con un palo? Si no eres una experta de este tema como yo, te recomiendo que veas los vídeos de Elena HG porque a mí me han solucionado muchísimas dudas.

A grosso modo, tus ojos, tu color de piel y el color de tu pelo van a decirte qué colores son los tuyos. Fíjate en ellos y sacarás tu temperatura, luminosidad, croma y estación.

  • Temperatura: ¿cálida o fría?
    • Cálida: piel dorada / ojos miel, verdes o con varios colores / pelo rubio dorado, pelirrojo, castaños claros y medios.
    • Fría: piel pálida, oliva / ojos azules, grises, negros y marrones oscuros / pelo negro, marrón oscuro, rubio ceniza, gris y blanco.
  • Luminosidad: ¿clara u oscura?
    • Clara: ojos, piel y pelo claros.
    • Oscura: ojos, piel o pelo muy oscuros.

¿Y si tengo cosas de temperatura cálida pero también fría? Por ejemplo, yo tengo los ojos verdes de varios colores (temperatura cálida) pero la piel clara y el pelo castaño oscuro (temperatura fría). Aquí Como dos de ellos entran en la temperatura fría, tengo una armonía fría.

¿Y la luminosidad? Por mucho que mis ojos y mi piel sean claros, al tener el pelo marrón muy oscuro automáticamente soy de luminosidad oscura. En cuanto una de estas tres cosas sea muy oscura, tu luminosidad será oscura.

Sabiendo tu temperatura y luminosidad, ya puedes saber tanto la estación a la que perteneces como tu croma (si te quedan bien los colores brillantes/vivos o más suaves/apagados). Te dejo una tabla donde podrás ver rápidamente tu estación y croma y por tanto, los colores que te sientan de miedo.

tabla para armario capsula con la paleta de colores que sienta bien segun la temperatura luminosidad y croma
Fuente: Elena HG

Tu día a día

Para acertar de lleno en las 30-40 prendas que necesita tu armari, analiza bien en qué pasas tu tiempo. Por mucho que pienses que tu ritmo de vida es muy parecido al de otras personas, no lo es. Y si quieres un armario minimalista, tienes que adaptarlo a lo que hagas con tu tiempo.

Si vives en Sevilla pero cada dos por tres tienes que viajar al norte por trabajo, entonces tu armario necesita bastante ropa de abrigo por mucho calor que haga en tu ciudad. Si la mitad de tu semana la dedicas a hacer deporte o a estar en casa a gusto, tu armario necesita mucha ropa cómoda aunque trabajes en un banco.

Haz tu gráfica para saber cómo vas a dedicar tu tiempo en los próximos meses y elige la cantidad por cada tipo de prenda acorde con esta división. Si ves que vas corta de prendas para algo que haces muchísimo, no te cortes y añade prendas. Es precisamente en esto donde deberías invertir y no en las prendas de modas pasajeras o que compramos por estar tiradas de precio.

grafico para organizar armario capsula segun dediques el tiempo

Tu cuerpo

Siendo realistas, no por mucho que nos guste algo nos tiene por qué quedar bien. Es una lástima pero sí, hay cosas que nos encantan y nos quedan fatal.

Por eso, coge tu armario y sé sincera contigo misma. No pierdas mucho el tiempo buscando prendas que por experiencia, sabes que no te quedan bien. Mejor dedica tu tiempo a probar formas nuevas, texturas y combinaciones y puede que descubras algo que te queda genial y que no concebías antes en tu armario.

Por ejemplo, a mí me chiflan las gafas de sol pero después de mucho probar, he aceptado que me quedan horribles. Ahora solo les presto atención si es un modelo pequeño que no me tape mucho la cara. Los demás modelos, por mucho que me sigan gustando, ni me molesto. Prefiero explorar otras opciones como sombreros, que me suelen sentar bien y nunca les he sacado provecho.

Si estás aquí porque eres bajita como yo, aquí te he preparado una sección completa sobre qué cosas podrías considerar en tu armario y qué no.

Consejos sobre lo que nos queda bien y mal a las bajitas

Esta página va de bajitas así que aquí hay bastantes trucos y consejos que te pueden ayudar fácilmente a descartar prendas con solo mirarlas. Este es un resumen sencillo de lo que nos suele quedar muy bien a las bajitas y prendas que nos quedan como a un Cristo tres pistolas.

Te recomiendo pasarte por la sección sobre cómo vestir bien si eres bajita donde a parte de consejos, publico looks para bajitas todas las semanas.

Si eres bajita te interesaSi eres bajita no te interesa
  • Prendas monocolor
  • Total looks
  • Estampados discretos
  • Rayas verticales
  • Mini faldas/shorts
  • Faldas en forma de A
  • Vestidos/faldas largas abiertas y asimétricas
  • Pantalones de tiro alto
  • Pantalones pitillo
  • Estampados y escotes en V
  • Escotes halter
  • Hombros descubiertos
  • Mangas 3/4
  • Prendas que marquen la cintura
  • Tacones en color nude/claros
  • Accesorios/bolsos mini
  • Prendas oversize
  • Estampados grandes
  • Rayas horizontales
  • Volantes extra grandes
  • Muchos contrastes
  • Faldas que te lleguen por mitad de la pantorrilla
  • Vestidos largos que te tapen entera (arriba y abajo)
  • Pantalones de tiro bajo
  • Pantalones muy anchos
  • Pantalones con el bajo hacia afuera
  • Tacones super altos
  • Accesorios/bolsos grandes

5. Organiza tu armario cápsula

No pasa nada si la primera vez que hagas este método cápsula no consigas quedarte con esas 30-40 prendas. Temporada tras temporada te irás sintiendo más cómoda, te conocerás mejor y tendrás más confianza en tu estilo. Hasta que al final te hagas con tu selección limitada con la que compondrás miles de looks y te sentirás estupendamente.

Sabiendo esto, vuelve a colocar en tu mini armario las prendas con las que te has quedado. Pero de un modo que veas todo lo que tienes. ¿Y cómo? Pues métodos para ordenar  tu armario hay muchísimos. Yo te recomiendo que dobles la ropa según el método de Konmari por Marie Kondo. Es el único que me ha funcionado para ver y elegir rápidamente lo que me pongo cada día.

Sea cual sea tu método para organizar, el objetivo es que con solo abrir tu armario seas consciente en todo momento de lo que tienes y de lo que te falta para tener el armario mini 100% para ti.

6. De compras para tu armario cápsula

Solo porque quieras un armario minimalista no significa que tengas que decir adiós a irte de compras. En nuestro método cápsula incorporar nuevas prendas no está prohibido en absoluto. Pero… ¡ojo que te veo venir! Ahora que tenemos un armario limpio y definido, no podemos volvernos locas y arrasar con todo lo que veamos.

Sé una compradora inteligente. Aplica todo lo que has ido aprendido en este proceso y sigue estos últimos consejos para hacerte con las últimas prendas que de verdad te faltan y conseguir un armario minimalista 100% tuyo.

Cambia el chip al ir de compras

Al ir de compras muchas vamos con la mentalidad de: «me voy de compras a ver si pillo por ahí algo que me guste». Para mí, este es sin lugar a dudas el error más grande que nos ha hecho ir acumulando cosas que ni necesitamos y que a lo mejor ni nos gustan.

¿Por qué en vez de ir a ver qué nos gusta no llevamos ya una idea de lo que de verdad le  falta a nuestro mini armario versátil? No te dejes llevar por las rebajas, los chollos o las modas que ni te van ni te vienen. Piensa en el nuevo color que quieres incorporar en tu armario o la nueva tendencia que crees que te puede sentar de muerte y sal a por ello.

¿Que acabas con mucha ropa? Sigue esta filosofía y no arruinarás tu armario minimalista: si algo nuevo entra, algo viejo se va.

Las tendencias

Mientras hacías tu tablero de inspiración, posiblemente incluíste algunas de las tendencias que más se llevan. Esto es inevitable y está genial porque son precisamente estas tendencias las que nos animan a probar cosas nuevas y darle chispa a nuestras compras.

Lo único con lo que debes tener cuidado aquí es en que tu armario no se vea invadido de estas modas. Sobre todo, porque muchas de ellas son modas pasajeras que a lo mejor ni consideras al año siguiente. ¿Cuántas veces has visto una foto de hace unos años en la que creías que ibas tan mona y has pensado «madrecita, qué pintas»?

Si llenas tu armario cápsula de prendas de tendencia, seguramente acabes gastándote un pastón renovándolo temporada tras temporada. No hagas de las tendencias tu estilo, úsalas para construir un estilo propio.